face twitter

 

Acciones contra los planteles de cerdo

Desde hace 6 años que el municipio talagantino ha estado realizando diversas acciones tendientes a eliminar de raiz el problema medioambiental del que es víctima la comuna producto de la contaminación que producen los planteles de cerdo situados en El Monte, en la falda del cerro la Campana frente a la ciudad de Talagante.

Estudios, análisis ambientales, querellas y reuniones con diversas autoridades son las acciones legales y detro de la normativa que la máxima autoridad comunal ha liderado en este proceso de búsqueda de una solución concreta al problema de malos olores y contaminación que afectan a la comuna.

La responsable de tales olores es la empresa Agrícola El Monte, quien lisa y llanamente ha decidido incumplir con la normativa medio ambiental y con sus propios compromisos ambientales aprobadas mediante Resolución de Calificación Ambiental 597 de 2006 de la COREMA Metropolitana de Santiago, efectuando un tratamiento absolutamente ineficiente e ineficaz de purines y lodos de un plantel de cerdos con, a lo menos, 40.000 de ellos.

Se sabe que es la empresa, ya que el 2011 la Municipalidad recibió los resultados del estudio que llevó a cabo con la modelación de vientos que afectan a la ciudad de Talagante y la medición de olores, determinando con algún nivel de certeza científica al responsable de los malos olores que afectan a Talagante y estableciendo como la fuente contaminante al plantel de cerdos La Isla de Agrícola El Monte S.A. que mantiene una emisión de olores en el canal de riego del plantel en forma constante y cuya intensidad no tiene variaciones.

 

 

Esto también se ha establecido en los procedimientos sancionatorios a los que ha sido sometido siendo multada varias veces. En dichos procedimiento administrativos, la misma empresa ha indicado en sus descargos frente a las autoridades ambientales, que no va a realizar la planta de tratamiento de lodos y purines a la que se comprometió por razones económicas. Y esto ha llegado a tanto que ante las multas, recurren a los tribunales de justicia, para evitar que la sanción se haga efectiva, siguiendo con su forma de producción que atenta contra el patrimonio medioambiental de Talagante.

En efecto, el 3 de noviembre de 2014 la Corte de Santiago confirmó las multas administrativas del año 2011 y 2012 respectivamente, por un monto de sólo 200 UTM por infringir las normas de emisión de olores y tratamiento de purines. Algo así como 8 millones de pesos en contra de una inversión de un millón de dólares necesaria para impedir el daño ambiental.

Esta situación de tal descaro obligó a la Municipalidad a entablar la respectiva querella criminal por daño y contaminación de cursos de agua que sigue en su etapa instructiva ante el Ministerio Público de Talagante, que fue acogida a tramitación por el juzgado de garantía de Talagante cuyo RIT es el N°1.277 – 2013.

 

 

Como resultado de esta acción el fiscal Heriberto Reyes encabezó un allanamiento realizado el 31 de mayo de 2013 a las instalaciones de las Agrícolas El Monte y Sodicer, donde se pudo confirmar la existencia de restos de cerdos enterrados, además de la convivencia de chanchos vivos con muertos.

A juicio del municipio se puede establecer, fuera de toda duda razonable, que la explotación del plantel de cerdos La Isla se hace a sabiendas de los malos olores que emite y no hay ánimo alguno de cambiar de la forma de producción por una que cumpla con los requisitos legales y reglamentarios que la norman.

En esta cadena de producción nada limpia, la carne no es exportada por Agrícola El Monte S.A. sino por Maxagro o Frigorífico O'Higgins S.A. quien es la empresa que posee las certificaciones para hacerlo, por ejemplo a China (página web del SAG) donde hay compromisos de cumplimiento fitosanitario y ambiental, y que también hoy controla a Agrícola El Monte.

 

 

El alcalde Raúl Leiva ha tenido reuniones en Talagante y Santiago, para dar a conocer el problema y poner de manifiesto el total y completo rechazo a la existencia de esta empresa que cada día empeora la calidad de vida de los vecinos, con las autoridades de Salud y Medioambiente regionales, primero en el Gobierno de Michelle Bachelet en el año 2009, posteriormente con las autoridades del Gobierno de Sebastián Piñera, y ahora con las autoridades actuales. Ninguno de ellos ha tomado cartas en el asunto y las instancias legales se agotaron por parte del municipio.

La Seremi de Salud cuenta con reiteradas denuncias por el mal funcionamiento de estos recintos, quienes han cursado 5 multas a dichas empresas, pero sin el efecto adecuado, ya que continúan trabajando de la misma manera. El fiscal a cargo, Heriberto Reyes, debido a la gravedad de lo encontrado solicitó su clausura, pero desde la Seremi no hubo respuesta, una posición que el Municipio talagantino rechaza, ya que su pronunciamiento y acción es algo anhelado por cientos de personas.

Para el alcalde Raúl Leiva el allanamiento “viene a concretar un trabajo que por 3 años hemos realizado de investigación y estudios ambientales que dieron paso a la querella que, como municipio, interpusimos. Sin embargo las autoridades que deben decidir no han adoptado medidas concretas y, finalmente, este problema nos sigue afectando a todos los talagantinos y talagantinas”, manifestó.

“Quizás la única manera de ser escuchados por alguna autoridad de gobierno es tomarse una autopista o hacer una gran marcha con los vecinos afectados”, declaró.